Llega el 1 de noviembre y con él, como siempre, el comienzo de una nueva temporada atlética, la 2013-2014. Y con el cambio de temporada llega también un cambio de club. Abandono las filas del UBU-Caja Burgos-Campos de Castilla, donde he pasado un gran año, para pasar a la disciplina del FC Barcelona. Ha sido un placer ayudar al club burgalés a mantenerse en División de Honor y espero que este año lo vuelvan a conseguir. Ahora se presenta el nuevo de reto de ayudar al FC Barcelona a arrebatar un título de liga que lleva muchos años en poder del Playas de Castellón.

Pero no sólo cambio de club, también voy a cambiar de federación autonómica. Tras 11 años maravillosos en la Federación de Atletismo de Castilla La Mancha, donde me han tratado de forma fenomenal (y me quedo corto), este año vuelvo a tener licencia por la Federación de Madrid, ya que he trasladado mi residencia definitivamente a San Sebastián de los Reyes.

La temporada, por lo tanto, se presenta ilusionante, con una Copa del Mundo en China, un Nacional de Aire Libre de nuevo al ladito de casa, en Alcobendas (¡qué ilusión me haría repetir medalla!) y un Europeo en Zúrich al fondo, con la principal novedad de que este año habrá un campeonato de España de 35 km que ayudará a definir la selección de la prueba de 50 km. Habrá que ver cómo funciona la medida antes de juzgarla positiva o negativamente. De momento, decir que se ha hecho con la mejor intención de cara a castigar menos a los cincuenteros y captar gente nueva para la prueba larga. Realmente el hecho de hacer tres 50 km en pocos meses no me ha supuesto orgánicamente una fatiga muy grande, me he recuperado bastante bien. El problema lo he tenido articularmente. En los últimos km del mundial tuve dolores en una rodilla y me está costando recuperarla. De momento estoy haciendo la pretemporada en su mayoría en el gimnasio, aunque probablemente en 2 semanas esté marchando de nuevo. Seguramente se trate de uno de esos obstáculos que dará más valor al logro de las metas.

De Temporada 2012-2013