Más de un mes ha pasado desde que escribí por última vez en el blog, tiempo repleto de competiciones, viajes, etc. Encontrar el momento para escribir no es fácil, y menos aún cuando han sucedido muchas cosas, algunas difíciles de digerir, y, por supuesto, de contar.

Había enfocado la Copa de Europa como el reto más importante del año, la cita donde quería que todo saliera bien, una vuelta a la selección a lo grande… Nada más lejos de la realidad. Sufrí desde casi el primer metro y no pude ser ni una sombra de lo que pretendía ser. Aún a día de hoy me siento un poco culpable de que el equipo de 20 km no tengamos colgada una medalla en la clasificación por países. Pero bueno, la vida seguía y las competiciones también.

De Temporada 2014-2015

Me costó mucho el regreso a los entrenamientos, tanto física como mentalmente, pero poco a poco he ido mejorando desde aquel fatídico día. A los 6 días tenía una ineludible cita en Monzón, con la 2ª jornada de liga. Me encontré mejor que en Murcia, incluso estuve a punto de conseguir la victoria, pero como ya expliqué en las redes sociales, un error humano del juez principal me hizo detenerme unos segundos muy valiosos, escapándome esa primera posición, acabando con un tiempo de 21:30 en los 5000 metros.

Según iba mejorando en los entrenamientos, también iba mejorando mi optimismo. Me cuesta mucho ver las cosas desde una perspectiva que no sea optimista y en parte también sufría por no ser capaz de pensar en positivo de cara a todo lo que se venía encima. Afortunadamente el mejorar en sensaciones y encontrar alguna solución a ciertos problemas que impedían mi mejor rendimiento, me ayudó mucho a ser más positivo. El Campeonato de Madrid de 10000 metros en pista, que se disputaba al viernes siguiente también me ayudó. Fue una bonita prueba junto a mi compañero Diego García Carrera, hablamos de tirar un km cada uno hasta el km 8, y a partir de ahí las fuerzas de cada uno. Fuimos progresivamente cada vez más rápido y, tras pasar el km 5 en 21:24, acabé en un buen registro de 42:14, creo que mi mejor marca en un Campeonato Autonómico. Diego iba bastante fácil y se llevó la victoria tras marcarse un 9º parcial en aproximadamente 3:56.

Y así llegamos a la importante cita de La Coruña, donde llegué con toda la motivación de lograr un buen resultado. El buen resultado no llegó, o no al menos todo lo bueno que pudo haber sido, pero el como transcurrió todo me hizo recuperar el orgullo, que tal vez había perdido en las calles de Murcia. El plan era salir en algún grupo que fuera a ritmo de 4:06 hasta el km 10, y a partir de ahí, lo que diera el cuerpo. Pese a ser una prueba de espléndido nivel, con casi 90 participantes, no se formó ningún grupo al ritmo que yo pensaba, yendo los inmediatamente anteriores a mí demasiado rápido, como demasiado lentos los de detrás. Asumí la dificultad y lo intenté con todas mis fuerzas, luché al máximo, pero a partir de la segunda mitad se me hizo todo muy cuesta arriba y no pude lograr la marca que esperaba. Quizá saliendo algo más lento la cosa hubiera ido mejor. Pero el plan era arriesgar y había que cumplirlo. Pero a pesar de no hacer un gran resultado saqué muchas conclusiones positivas, ya que recuperé todo aquello que necesitaba como deportista. Quedaba fuera ya del Mundial de Pekín (a pesar de que sabía que tenía escasas posibilidades), pero se me abría la mente a pensar ya en el objetivo máximo que llevo tendiendo desde hace tiempo, los JJOO de Río 2016, ya que volvía a sentirme competitivo y capacitado para luchar al 100% por ese reto.

Pero la temporada no ha acabado. El pasado sábado se disputó en Zaragoza la final de la liga de clubes, donde creo que cumplí adecuadamente con un 4º puesto en los 5000 metros, con 20:46, contribuyendo al subcampeonato logrado por mi club, el FC Barcelona. Ahora queda por delante el Meeting Diputación de Cáceres (24 de junio) y el Campeonato de España Absoluto (1-2 de agosto) y luego ya a pensar en ese 50 km de clasificación olímpica el próximo 28 de febrero.

Paralelamente a todo esto que os he contado, he estado (y aún estoy) buscando soluciones. Soluciones a varias cosas. No he querido poner ninguna justificación a no conseguir el rendimiento deseado, pero eso no significa que no trabaje ya en mejorar lo que necesito para tener un 2016 brillante. Excusas no, mejor soluciones.