El pasado viernes acudí a revisión con el cirujano para valorar el estado de mi cadera operada y me han dado buenas noticias. He trabajado mucho estas semanas en casa y parece ser que ha dado resultado y la recuperación va por el buen camino. Estoy recuperando la movilidad y la fuerza, y a nivel óseo parece estar todo lo suficientemente bien para poder caminar con normalidad, ya me puedo olvidar de las muletas, que han sido mis compañeras este tiempo. A principios de agosto tengo una nueva revisión, hasta entonces trabajaré mucho la rehabilitación y me machacaré en el gimnasio, la piscina, la bicicleta y la elíptica, que es lo que de momento me dejan hacer. Creo que si todo sigue así puedo empezar la siguiente temporada con normalidad y es que tengo que reconocer que se pasa un poco mal viendo los toros desde la barrera, he pasado mucha envidia este fin de semana por no poder estar en Cantones, que además este año tenía el aliciente de ser campeonato de España de 20 km.