Los días han ido pasando rápido desde el Campeonato del Mundo y, casi sin darme cuenta, estamos a apenas dos meses de la gran cita olímpica (19 de agosto, 50 km marcha). La verdad es que estas semanas han sido muy provechosas en todos los aspectos y ya estoy de nuevo con el piloto automático que supone la preparación de un nuevo 50 km.

La primera semana la dediqué a recuperarme un poco del esfuerzo que supuso la prueba de Roma. Debo reconocer que me costó un poco más de lo que esperaba, pero en el fondo estaba deseando volver a entrenar para un nuevo objetivo.

Lo primero que tenía en la agenda era la segunda jornada de liga, así que el 21 de mayo tocó desplazarse a Burgos a competir un 5 km en pista, donde pude llevarme la victoria y los 8 puntos tras un bonito mano a mano con Pablo Oliva.

Una semana después tocaba participaren el prestigioso Gran Premio Internacional de Marcha Cantones de La Coruña, donde se terminaba de decidir la selección española para los JJOO y donde por fin mi compañera July Takacs conseguía ese pasaporte que tanto merecía, aunque fue una lástima que Diego García al final no pudiera alcanzarlo. Por mi parte acabé bastante satisfecho con la 1h28 que registré, pues me encontré muy bien durante todo el recorrido.

Unos días más tarde acudía a la escuela del Club de Atletismo Suanzes, donde pasé una bonita tarde con los peques (y no tan peques) de un club, donde gracias a la labor de Samuel Ginés se está trabajando de una forma importante esta bonita especialidad que es la marcha. Os dejo este link con toda la información sobre una visita que fue todo un honor para mí

De Temporada 2015-2016

La siguiente parada sería en Móstoles, donde se disputó el Campeonato de Madrid de marcha. En una tarde de bastante calor, se hizo un poco duro dar 25 vueltas a la pista, pero debo decir que me encontré bastante bien y acabé muy contento con los 42:46 que registré en meta.

Y así llegamos hasta el sábado pasado, día en que se disputaba en Castellón el encuentro por el título del Campeonato de España de Clubes de División de Honor. Yo tenía muchas ganas de ayudar al FC Barcelona con el mayor número de puntos posible, conseguí ser tercero en la meta, pero minutos después me enteraba de que había sido descalificado. Una pequeña decepción, pero, por otro lado, una circunstancia de la marcha que hay que aceptar.

Con todo esto que os cuento y más que dejo para próximas publicaciones, estos últimos tiempos se me han hecho bastante amenos, sé que aún queda lo más duro hasta Río (concentraciones, entrenamientos largos, etc.) pero también lo más bonito. Es un momento único y hay que vivirlo con intensidad.