Posts tagged Río 2016

La respuesta

0

Hace unos meses concluía un post con los versos de Elvira Sastre que había tenido como inspiración durante la temporada pasada para la clasificación olímpica. En Río ya sabéis lo que pasó y, a pesar de que he seguido contando mis vivencias en las redes sociales, no había pasado por aquí desde antes de viajar a los JJOO.

El otro día, leía estas palabras de Elvira en su Facebook y me he tomado el permiso de cogerlas prestadas

La poesía tiene las respuestas de las preguntas que aún no se han formulado

Bonitas palabras que me sirven como punto de partida para retomar el blog.

Con el cansancio que acumulé fue verdaderamente complicado llegar en condiciones a los JJOO. Más complicado aún fue afrontar una inoportuna lesión cuando ya creía que lo había conseguido. Tan complicado que no vi otra opción que ponerme el dorsal y luchar por hacer todo lo posible, aun sabiendo que con el dolor que tenía las posibilidades de llegar eran ínfimas. 

Durante estos meses no me he preguntado por qué lo hice o si tenía algún sentido. Simplemente me he centrado en disfrutar del deporte y de su día a día, a pesar de haber pasado por dificultades para conseguir llegar en condiciones al Campeonato de España. Han cambiado muchas cosas en mi vida (que explicaré más en otro post) pero las ganas de entrenar cada día nunca me han faltado.

A pesar de que todo salió bien, en El Hierro tampoco tuve un muy buen día y en los últimos kilómetros sufrí bastante. Pero fue ahí donde descubrí la respuesta a las preguntas que no me había hecho. Descubrí que era muy sencillo sufrir esos kilómetros en comparación con los de Río. Que aquel sufrimiento me preparó para este. Que dejarme una espina clavada me hizo ser más ambicioso. Que todo lo que hice tenía su sentido.

Encontré la respuesta a las preguntas que yo, no sé vosotros, no me hice y, paradójicamente, minutos después supe que sí hubo quien las formuló. Por suerte o por desgracia, hay que tener el corazón bien abierto para que la poesía pueda entrar en él. 

El camino no sólo se recorre, también se disfruta

0

Sigo viviendo cada momento de esta experiencia única con una gran intensidad. Estoy disfrutando al máximo de lo que supone haberme clasificado y estar preparando unos Juegos Olímpicos y creo que no voy a poder olvidar lo que me ocurre cada día en esta etapa de mi vida deportiva. Yo por si acaso la sigo escribiendo…

La puesta a punto continuó con unos días de tremendo calor en Madrid. Por suerte tuvimos la oportunidad de pasar unos días entrenando en León, donde pudimos mitigar un poco las altas temperaturas entrenando en la ribera del Torío, sí from Torío to Río… Después del chiste fácil (y malo, por cierto) me toca contaros la experiencia de acudir una vez más al Meeting Diputación de Cáceres. Como sabéis esta prueba se disputa sobre 5 km, que aunque en estos momentos es una distancia complicada para mí, es la más adecuada para introducir en cualquier meeting; esperemos que el resto de los que se disputan por nuestra geografía la vayan incluyendo, pues podemos ofrecer el mismo espectáculo (o más) que cualquier otra prueba. Mis felicitaciones a la Diputación de Cáceres por incluir en el programa nuestra especialidad ya por cuarto año consecutivo. En el plano personal quería hacer un entrenamiento rápido y lo cumplí con 20:50, que es mi mejor marca en la distancia esta temporada.

Después de Cáceres, vuelta a Madrid a cumplir con mi último día de trabajo. Sí, el día 30 de junio era mi último día en Mayuben antes de empezar una excedencia de cara a la cita olímpica con el fin de llegar lo menos desgastado posible. Aunque confieso que echo de menos algunas cosas de mi día a día, es maravilloso poder contar con más tranquilidad, atravesar las 24 horas del día sin prisa y poder tomarme las cosas con calma, y espero que todo ello repercuta en estar más fresco en Río. De esta forma, el día 1 comenzaba mi concentración en el Puerto de Navacerrada, donde contamos con 2 factores muy importantes, altitud (1880 metros) y temperaturas más suaves, ideal creo para hacer buenos entrenamientos antes de viajar a Río a adaptarnos al muy diferente clima de la ciudad brasileña.

De Temporada 2015-2016

Así que, durante un tiempo, pisaré poco San Sebastián de los Reyes, ciudad donde vivo y trabajo, y cuyos medios locales se están haciendo eco de mi participación olímpica. Os dejo el enlace al reportaje de Canal Norte Sanse, territorio olímpico y al número de julio de la Revista La Plaza

Gracias a todos por el apoyo, hacéis más llevadero el camino, haciendo que no sólo lo recorra, sino que también lo disfrute. Próxima parada, tests de lactato en Getxo. Os seguiré informando

Soñad y no tengáis miedo de contarlo

0

Hace poco más de cuatro años que os contaba esto y hoy me he detenido a leerlo de nuevo. Tengo una sensación extraña. Parece increíble lo que contaba en el último párrafo, lo que ha llovido desde entonces y lo que os voy a contar ahora.

Han pasado muchas cosas en mi carrera deportiva en estos cuatro años, pero tengo que confesar que las he vivido un poco en un segundo plano, porque toda mi atención estaba puesta en el 2016. He tenido lesiones y problemas físicos (operación de rodilla, fracturas de estrés, aparición de asma de esfuerzo…), pero sin embargo no me han hecho mucho daño, lo único importante era buscar soluciones para estar lo más sano posible en el momento actual. Los éxitos no me llenaban del todo, aunque hacía que ganaba la partida. Tampoco los fracasos me afectaban demasiado. Todo lo que me importaba era conseguir la clasificación para Río. Cierto que me decepcionó no ser seleccionado para el Europeo del 2014, pero igualmente rápido lo olvidé para seguir pensando en este año.

Poco a poco se ha ido acercando el momento decisivo y yo me he ido metiendo en una especie de armadura, toda mi concentración iba encaminada a ese día, toda mi energía también. Todo lo perturbador que me ha podido suceder en las últimas semanas me hacía superarme en la búsqueda de soluciones, a la vez que hacía aún más focalizar mi atención en el día D y la hora H. El día llegó y según fue transcurriendo la prueba yo me fui centrando más y más en el momento que tanto esperaba. No voy a negar que surgieron dudas, Arcilla y Mikel Odriozola hicieron una gran carrera, que además de impulsar a España a conseguir la medalla de bronce del Campeonato del Mundo (parece que en España sí que sabemos preparar el 50 km), pusieron en algún momento difícil mi clasificación olímpica. Pero yo tenía todo muy claro en mi cabeza, la estrategia, lo que iba a sentir y lo que tenía que pensar, lo que iba a hacer y cómo lo iba a hacer. Por momentos no me importaba que hiciera un bochorno como el que hizo (que yo creo que afectó mucho a los rivales y por eso logré esa sexta posición), creo que me hubiera salido una prueba muy parecida con calor, con frío, con lluvia o con viento. En todo momento era capaz de sacar de mí una fuerza que disipaba cualquier problema y me hacía tener la sangre fría para esperar mi momento. Porque yo sabía que todo iba a suceder a partir del km 40, en esos kilómetros que no se entrenan (no pasamos de esas distancia en entrenamiento), pero para los que llevaba tanto tiempo preparado. Allí saqué todo lo mejor de mí y conseguí lo que tanto anhelaba.

Pero después de cruzar la meta descubría que había vida más allá de las 12:51:10 del 8 de mayo, y no pude evitar romper a llorar. A partir de ahí ha sido alucinante recibir tanto cariño, tanta felicitación y tanto elogio. Yo no paro de dar las gracias a todo el mundo y la gente no para de decirme que el mérito es mío, pero yo me sigo sintiendo en deuda con todos. Con mi mujer y con mi hija. Con mi entrenador y mis compañeros de entrenamiento. Con mi familia y amigos. Con fisios, médicos y psicólogos. Con mis compis de trabajo. Con los que me dais apoyo por las redes sociales. Con todos los que me ayudan o me han ayudado en mi carrera deportiva (clubes, marcas, antiguos entrenadores y compañeros ,etc.). Y con todos los que me dejaré seguro por nombrar. Mi deuda es imposible de saldar, pero seguro que ayuda a rebajarla lo que os quiero compartir, las palabras que descubrí hace unos meses casi de casualidad y que me han servido de inspiración en este tiempo, unos versos que no he parado de repetir en mi interior día tras día:

De Blog

 

De Motril a Río en 100 km

0

Desde que comenzó la temporada el día de ayer estaba marcado en el calendario. De Motril a Río había 50 km, pero había que realizar las marcas que la RFEA fijó a tal efecto. El invierno ha estado lleno de trabajo en silencio, de muchos kilómetros, mucho esfuerzo, para conseguir el día D a la hora H la clasificación olímpica. Pero a veces las cosas se tuercen y el temporal levantó un viento que antojaba imposible el objetivo. Así que hubo que tomar el camino B, el que lleva de Motril a Roma en 50 km, planteando una estrategia más conservadora.
Pero mis aspiraciones casi se van al suelo (nunca mejor dicho) nada más comenzar, puesto que un atleta se agachó en medio del pelotón a atarse los cordones, haciéndome tropezar y caer contra el asfalto. Hoy en día que las redes sociales se han convertido en un vertedero de excusas de lo inexcusable, tengo que reconocer que el golpe no me afectó para nada y que sólo me hizo perder unos segundos (bueno, y dormir del otro lado esta noche). Tengo que agradecer a Pablo Oliva y a Corchete que se interesaran por mí al momento. Grandes.
Una vez retomada la marcha fueron casi 40 km de ir con la calculadora, en un ejercicio de asegurar la mínima olímpica a la vez que ir vislumbrando qué atletas podía ir cazando en mi remontada hacia las primeras plazas. Llegado a ese punto, el campeón del mundo de 20 km, Miguel Ángel López y Mikel Odriozola, que habían arriesgado más en busca de la clasificación olímpica directa, me llevaban mucha diferencia y, a pesar de completar un último 10 km prácticamente a 4:30, me fue imposible alcanzarles y cruzaba la meta en tercera posición, con un registro de 3h55:41, por detrás de los atletas antes mencionados y por delante de mi compañero Pablo Oliva, que hacía un muy prometedor debut en la distancia. Gran nivel para un Campeonato de España de 50 km disputado con tan duras condiciones (ya casi somos Irlanda) y gran satisfacción por mi resultado personal. Fue una gran emoción volver a completar un 50 km después de tanto tiempo y poder subir al podio con mi pequeña Leire y además precedido por dos atletas a los que aprecio un montón tanto deportiva como personalmente.
Toda esta felicidad no puede empañarse por la lluvia de noticias tendenciosas, erróneas o manipuladas; de periodistas jugando a seleccionador o utilizados por entorno para presionar a la federación…
De Motril a Roma había 50 km y de Roma a Río hay otros 50 km. Pero estos tendré que hacerlos mucho más rápido para superar a tan dignos rivales y conseguir el sueño olímpico

Es un sueño, no una obsesión

0

Tras unas semanas de desconexión física y mental, poco a poco he ido arrancando la maquinaria. La vuelta a la rutina es ya una realidad y poco a poco voy acumulando sesiones de entrenamiento. Con mucha tranquilidad y con la novedad esta pretemporada de haber desechado la carrera como preparación para evitar esas lesiones que tanto me lastraron en el pasado. Y es que este año no estoy para experimentos. Tengo muchas ganas de que todo salga bien y poder estar en Río 2016, y para ello debo cuidarme al máximo.

Después de que la operación de cadera me apartara de los JJOO de Londres, los que me seguís sabéis que puse todo mi empeño y mi ilusión en llegar a los JJOO de Río, y ahora estamos en el momento crucial de trabajar para conseguir la clasificación. Este año vuelve la distancia de 50 km al Campeonato de España (Motril, 28 de febrero) y quizá sea ese el momento adecuado para lograr la plaza olímpica, así que me quedan algo más de 5 meses de entrenamiento duro por delante, con el reto de compaginarlo de la mejor manera posible con mis obligaciones laborales.

Pero no por tanto deseo que tengo de ser por fin olímpico penséis que me voy a presionar en exceso. Para mí los JJOO son por encima de todo un sueño y no se van a convertir en una obsesión. Es la ilusión por conseguirlo lo que me mueve en el trabajo diario y me empuja a entregarme al máximo. Espera una temporada bonita. ¡Vamos allá!

De Blog
Go to Top
A %d blogueros les gusta esto: