Durante los últimos días he intentado recuperarme de mis problemas en la cadera pero no ha podido ser. La prueba ha salido rapidísima y me he visto marchando a 20:23 los primeros 5 km. El ritmo era excelente, pero la cadera dolía y justamente antes de llegar al km 10 he decidido parar. No quería hipotecar la temporada. Ahora confío en recuperarme y continuar con la buena preparación que estoy haciendo para la copa del Mundo de 50 km, donde lucharé por el billete olímpico.
No quería acabar el post sin expresar la alegría que tengo por lo que ha hecho mi compañero Alvaro Martín, un chico sencillo y humilde con el que he compartido esta preparación para Lugano y que en su debut en 20 km ha destrozado el récord de España junior con 1h22:12, que es además mínima para los Juegos Olímpicos. Un orgullo entrenar con él