Mañana día 3 de mayo paso por el quirófano para solucionar mis problemas de cadera. La intervención consiste básicamente en suturar el labrum roto y en limar un poco la parte de fémur que está algo deformada y que choca con el acetábulo en mis movimientos de cadera. Todo ello mediante artroscopia. A pesar de que he seguido entrenando en elíptica este tiempo y de que, supongo, este primer mes va a ser bastante malo, estoy deseando empezar ya con la rehabilitación y trabajar duro de cara al futuro, pues no hay día en que no piense en volver a marchar, aunque para eso hará falta más tiempo. Gracias a todos los que habéis estado conmigo este duro trago se ha llevado bastante bien. He recibido tantas muestras de apoyo por diferentes vías (en persona, por teléfono, por SMS, twitter, facebook, mail…) que me siento muy afortunado y sobre todo muy motivado para estar pronto dando guerra. Vienen tiempos difíciles, pero eso no es más que un nuevo reto en mi carrera deportiva.