Se me hace raro estar a menos de una semana para el campeonato de España de marcha en ruta y no estar con ese gusanillo precompetitivo que me gusta tanto. Por motivos de preparación hemos considerado mi entrenador José Antonio Quintana y yo que no era lo mejor hacer otro 50 km en marzo y hemos preferido preparar una prueba de 20 km, escogiendo el Lugano Trophy el próximo 18 de marzo para intentar hacer un buen registro en la distancia corta, que tenía un poco aparcada desde el Europeo de Barcelona 2010.

Estoy muy satisfecho con la preparación que he hecho hasta ahora, he hecho entrenamientos a ritmos rápidos para el 20 km, pero con algo más de volumen de lo habitual, pues en breve estaré inmerso en un entrenamiento más específico de 50 km para la Copa del Mundo de Marcha, donde espero lograr la clasificación olímpica. Para estos entrenamientos de 20 km ha sido una suerte contar con la compañía del junior Álvaro Martín, un excelente compañero de entrenamientos que me ayuda mucho en los ritmos rápidos, que es lo que más trabajo me cuesta ya a estas alturas de mi carrera deportiva, y todo parece indicar que dentro de poco ya no podré seguirle, pues su progresión es fascinante.

Aunque durante los últimos días he pasado por varios problemillas (infecciones, molestias en la cadera…) encaro la recta final de la preparación con mucho optimismo. Quedan menos de 3 semanas y se puede decir que lo importante ya está hecho, ahora sólo hay que terminar de solucionar los problemillas residuales que me queden de salud y hacer un par de buenos entrenamientos de calidad, para llegar el día 18 pleno de energía y confianza. Os seguiré contando